La dimensión emocional de la mujer con endometriosis

Para comprender la vivencia de la mujer con endometriosis lo primero que tenemos que entender es que cualquier enfermedad crónica conlleva una dimensión física y unas implicaciones y consecuencias a nivel psicológico y emocional. Según como sean las peculiaridades concretas de la enfermedad y sus circunstancias, en este caso de la endometriosis, se despertarán un tipo concreto de experiencias emocionales características de esta realidad.

 

Normalmente la parte más visible e identificable de la enfermedad es justo esa dimensión física que consta de síntomas, pruebas, tratamientos… y es la parte emocional la que corre el riesgo de quedar más oculta y pasar desapercibida aunque no por ello esto significa que sea menos real e importante en la vida de la mujer.

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de la dimensión emocional? Cuando hablo de esta dimensión me refiero a cómo esta situación va a influir en las emociones, sentimientos, creencias, pensamientos de la mujer y en su relación con ella misma y con los demás.

 

¿Cómo afecta emocionalmente vivir con endometriosis? ¿Qué implicaciones puede tener en diferentes áreas importantes de la vida de la mujer? ¿Puede influir en la vivencia e imagen de una misma? ¿Y en la autoestima? ¿Qué sentimientos y creencias se pueden despertar? ¿Cómo puede afectar a las relaciones con los demás? ¿Qué retos va a suponer? ¿Con qué limitaciones o pérdidas te puedes encontrar? ¿Se puede sacar algún aprendizaje y crecimiento de esta situación?

 

La mujer con endometriosis va a necesitar poner en marcha sus recursos y capacidades para gestionar las dificultades y retos con los que se irá encontrando. Ninguna mujer elige esta enfermedad, le toca. No hay ninguna duda en que es preferible estar sana, si preguntáramos a cualquier mujer elegiría no pasar por esta enfermedad. Entendiendo pues que es una situación que sobreviene y que no se elige, aún así y dado que la mujer se ve inmersa en ella, estas situaciones plantean la posibilidad de activar aspectos muy valiosos de ella misma y de realizar un proceso de crecimiento personal y un aprendizaje de vida.

 

Para atravesar estas situaciones con éxito es muy importante cuidar el equilibrio y el bienestar emocional de la mujer, entendiendo que habrá momentos especialmente delicados y complejos. Para ello es básico y necesario comprender los aspectos psicológicos y emocionales implicados en la endometriosis y poder recibir el apoyo adecuado en los diferentes momentos. Si la dimensión psicológica y emocional permanece invisible será realmente difícil poder hacer algo con ella. Lo que no se nombra “no existe”, deja a la mujer sola y favorece los sentimientos de incomprensión y una sensación de gran confusión. Por todo esto es realmente importante que tanto las mujeres como los profesionales y personas que forman parte de su vida tengan en cuenta esta parte que acompaña la enfermedad y sepan reconocerla, validarla y tratarla con sensibilidad.

 
 
 
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now