LA IMPORTANCIA DE LA DIETA

 
5. Controlan el descenso de la presión arterial al favorecer la eliminación de sustancias en el riñón. De está manera podemos entender que para el dolor de la endometriosis nos receten antiinflamatorios como paracetamol, enantyum, ibuprofeno...etc., que inhiben las prostaglandinas.A través de la alimentación, más adelante veremos cómo, podremos regular el equilibrio de las prostaglandinas (ya que hay prostaglandinas buena) y controlar así la inflamación y todos los síntomas relacionados con la misma (problemas digestivos, dolor, problemas urinarios, infertilidad...).
 
Lo básico en cualquier etapa de nuestra vida y también en esta, es alimentarnos lo más sano y natural posible, quitar de nuestras despensas y neveras alimentos procesados cargados de sustancias químicas (conservantes, colorantes, estabilizantes) que lo único que hacen es llenarnos de toxinas y entorpecer el funcionamiento correcto de nuestro organismo.
 
 
Aunque a día de hoy la endometriosis se considera una enfermedad de causas desconocidas y no tiene una relación directa con la alimentación, sabemos que hay una serie de factores (desbalance hormonal, inflamación, dolor, problemas digestivos...) que de una manera u otra influyen en la enfermedad. Por lo que a través de la alimentación podremos contribuir a mejorar esos factores y como consecuente la misma enfermedad y nuestra calidad de vida, uno de esos factores que conocemos son unas sustancias llamadas prostaglandinas las cuáles se forman en nuestro cuerpo a partir de ácidos grasos esenciales (ingerimos en los alimentos) y cuyas funciones principales son:
 
1. Intervienen en la respuesta inflamatoria: vasodilatación, aumento de la permeabilidad de los tejidos permitiendo el paso de los leucocitos, antiagregante plaquetario, estímulo de las terminaciones nerviosas del dolor, etc.
 
2. Aumento de la secreción de mucus gástrico, y disminución de secreción de ácido gástrico.
 
3. Provocan la contracción de la musculatura lisa. Esto es especialmente importante en la del útero de la mujer. En el semen humano hay cantidades pequeñas de prostaglandinas para favorecer la contracción del útero y como consecuencia la ascensión de los espermatozoides a las trompas uterinas (trompas de falopio). Del mismo modo, son liberadas durante la menstruación, para favorecer el desprendimiento del endometrio. Así, los dolores menstruales son tratados muchas veces con inhibidores de la liberación de prostaglandinas.
 
4. Intervienen en la regulación de la temperatura corporal.
 

endometriosis

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now