Un posible nuevo tratamiento que actúa sólo en el tejido endometrial enfermo y que ya funciona en ratones. 

Investigadores de Estados Unidos han descubierto dos nuevos medicamentos que son los primeros en tratar la endometriosis sin dañar la fertilidad. Los investigadores esperan poder ayudar algún día al 10% de las mujeres en edad reproductiva que sufren la enfermedad, que puede causar intertilidad y dólor crónico, y que cuesta 20 mil millones de dólares cada año en EE.UU.
 
La endometriosis es una condición relativamente común, en el que las células que normalmente crecen sólo en el útero crecen fuera de su cavidad original, formando quistes, lesiones y adherencias en órganos tales como los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el recto. Estas lesiones también producen  inflamación y el crecimiento de los nervios, causando dolor abdominal.
 
La endometriosis causa infertilidad en hasta el 50% de las mujeres que la padecen. La extirpación quirúrgica de las adherencias o quistes puede aliviar temporalmente el dolor hasta que vuelven a crecer, una posible solución más a largo plazo es reducir los niveles del estrógeno en el cuerpo. Al igual que el tejido endometrial saludable en el útero, las adherencias y quistes dependen en gran medida del estrógeno para crecer y sobrevivir, pero la reducción de estrógenos  tiene efectos secundarios  como síntomas de la menopausia y la infertilidad. Al detener el tratamiento se recupera la fertilidad, pero también las lesiones.
 
Pero puede haber una solución. A través de varios experimentos, Benita Katzenellenbogen de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y sus colegas descubrieron que los receptores de estrógeno en las lesiones endometriales son diferentes de las que se encuentran en el tejido reproductivo normal. Gracias a esto, ella y su equipo han sido capaces de desarrollar dos medicamentos que sólo afectan a los receptores en el tejido endometrial enfermo.
 
 
 
Cuando probaron los nuevos fármacos en ratones, consiguieron reducir el tamaño de las lesiones endometriales existentes y detener el crecimiento de nuevas lesiones.
 
Los investigadores piensan que los medicamentos funcionan, en parte, al interferir en las vías de inflamación.
 
El fármaco impide  el desarrollo de nuevos nervios en las lesiones y también disminuyen el dolor. Fundamentalmente, ninguno de los fármacos alteran la fertilidad de los roedores o la salud de sus crías.
 
Los fármacos también tuvieron un efecto similar en  muestras de tejido endometrial humano, subtraídos de quistes extirpados de varias pacientes.  "Tenemos la esperanza de que estos fármacos puedan ser útiles para las mujeres que padecen endometriosis", dice Katzenellenbogen, aunque añade que pueden pasar varios años antes de que empiecen los ensayos en humanos.
 

Rayos x de color de una mujer con endometriosis, que muestra el útero (naranja, centro izquierda).(Imagen: ISM / SPL)

Christian Becker , ginecólogo especialista en endometriosis en la Universidad de Oxford, dice que la investigación es alentadora. "Es fascinante ver  que los fármacos tuvieron muy poco efecto sobre el tejido endometrial sano de los ratones y en sus crías, pero tenemos que esperar para ver si puede ser factible en humanos."
 
El Dr. Becker también dice que estos fármacos serían buenos para evitar las cirugías a las que se somenten las mujeres con endometriosis y que ha visto pacientes que han tenido que soportar hasta 10 cirugías para tratar la enfermedad.
 
" Es bueno que se esté poniendo un poco de atención a esta enfermedad, que afecta a tantas personas, pero de la que históricamente no se suele hablar", dice.
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now